¿Cómo hacer una propuesta de matrimonio? Consejos y errores a evitar

¿Has encontrado al elegido de tu corazón y quieres casarte con él? Todo lo que tienes que hacer es declararte. En realidad, no es tan simple: las preguntas, las vacilaciones, a menudo se empujan antes de atreverse a pedirle la mano a su amada. Cómo hacer una propuesta de matrimonio ? Consejos y pasos en falso para evitar.

Asegúrate de tu compromiso

peticion de matrimonio

El matrimonio es un acto oficial y vinculante. Por eso es importante preparar su solicitud, en la forma pero sobre todo en el fondo. Se trata de estar seguro de tu compromiso, de haber encontrado a la persona adecuada, aquella con la que quieres pasar el resto de tu vida.

Sondee discretamente a su pareja sobre el matrimonio

Saber si tu otra mitad está lista para el matrimonio puede ayudarte a posicionarte. Abrir el debate sobre si ella está a favor o en contra del matrimonio es un comienzo. Para permanecer discreto y mantener un efecto sorpresa en el momento de su solicitud, esta investigación se puede hacer, por ejemplo, frente a un tema de actualidad, al margen de la boda de un ser querido…

Si ella no se opone a esta idea, queda por ver si se siente lista para dar el paso. Nada está garantizado mientras no se haya pronunciado sobre la cuestión, pero se pueden detectar pistas más o menos evidentes: por ejemplo si hace alusiones, si se proyecta en una vida futura dos o más, si mira con añoranza a la boda. anillos y vestidos de novia en escaparates, etc.

¿Cuándo hacer una propuesta de matrimonio?

El momento perfecto para proponer matrimonio es cuando te sientes lista. Por lo demás, una vez tomada la decisión, se puede hacer de improviso, espontáneamente, dejándose llevar por un panorama suntuoso, por una mirada cómplice, una forma de sonreír, una buena noticia…

Pero la propuesta de matrimonio también se puede preparar cuidadosamente. Sobre todo cuando tiene lugar al margen de un acontecimiento concreto: durante una cena familiar, un cumpleaños, Navidad, Año Nuevo…

¿Dónde pedir su mano?

El lugar cuenta mucho en la magia de una propuesta de matrimonio. Sea lo que sea, sentirse bien es importante.

La solicitud se puede realizar en el interior, en casa con total privacidad o al aire libre. En este caso, un ambiente agradable o un lugar con una resonancia especial para la pareja es ideal. La mayoría de las veces, espere que su solicitud se haga en público.

Elige un anillo de compromiso

Tradicionalmente, un diamante solitario se ofrece como anillo de compromiso. O una reliquia.

Pero aún es posible elegir otro estilo de anillo, que se adapte a tus gustos, los de tu media naranja, su personalidad y tu presupuesto. Para permanecer fiel a sus valores, es posible elegir una joya ética para su compromiso.

Considere sus propias joyas para definir el estilo que le gusta: ¿De qué material está usando? ¿Prefiere joyas elegantes, discretas o, por el contrario, muy elaboradas?…

Consejo: pida prestado un anillo a su prometido(a) para ajustar el anillo de compromiso al tamaño correcto.

Ofrezca el anillo y haga la pregunta tan esperada

Hay varias formas de regalar un anillo de compromiso.

El más famoso es sin duda el acto de arrodillarse frente a tu media naranja, poniendo una rodilla en el suelo.

Otra forma popular de hacerlo es ocultar el anillo de compromisos en un delicioso postre o en el fondo de una copa de champán.

La propuesta de matrimonio se puede hacer uno a uno, en un pequeño comité cuidadosamente seleccionado o en público.

Un discurso conmovedor

Antes de hacer la famosa pregunta «¿Te casarías conmigo?» y para ofrecer el anillo, está de moda decir unas palabras de amor.

Tómese el tiempo para pensar en lo que quiere declarar, use sus propios términos. El discurso debe ser sincero y expresar sus verdaderos sentimientos.

Escribir su discurso puede ayudar y brindar tranquilidad, incluso si recitar está fuera de discusión. Puedes repetirlo varias veces antes del gran día, no te asustes si no lo sigues al pie de la letra, tu corazón y tus emociones te guiarán para encontrar las palabras.

Sobre la propuesta de matrimonio

propuesta de matrimonio

Si lo deseas, puedes preparar una puesta en escena o un escenario en torno a tu propuesta de matrimonio: música, flores, pétalos, alfombra roja, velas, fuegos artificiales, fotógrafo, cena a la luz de las velas, salto en paracaídas, tesoro, globo aerostático, Torre Eiffel, picnic, puesta de sol …

Muchas posibilidades están disponibles para usted. Pero lo más destacado seguirá siendo el momento en que te dirijas a tu amado para pedirle que se convierta en tu futuro esposo/esposa.

Apostando por el efecto sorpresa

Aunque tu media naranja lleve mucho tiempo soñando con este momento y escudriñando las señales que le hagan pensar que estás listo para declararte, puedes sorprenderla con tu propuesta de matrimonio.

Para ello, tendrás que preparar tu anuncio con total confidencialidad y sabiendo mantener la naturalidad.

Puede ser más fácil poner algunas personas en las que confíes en la confianza, como tu mejor amigo por ejemplo. Para aliviar el peso del secreto, la impaciencia y para obtener ayuda en ciertos preparativos. Pero recuerda que cuanta menos gente sepa, mejor se guardará el secreto.

Pide al padrastro la mano de su hija

Pedir la mano de su hija a su futuro suegro ya no es sistemático, pero el gesto simbólico no ha caído en desuso. Algunos siguen muy apegados a ella. Y la atención siempre es bienvenida.

¿Cómo vestir para hacer una propuesta de matrimonio?

Se requiere elegancia a la hora de hacer una propuesta de matrimonio. También se trata de estar cómodo, yponerse un atuendo que coincida con el entorno que lo rodea. Sin hacer demasiado para mantener el elemento sorpresa.

Sé tú mismo

propuesta de matrimonio

No hay razón para que tu propuesta de matrimonio salga mal. El estrés estará ahí, pero no dejes que te abrume. Ten confianza y ve a por ello. Al estar lo suficientemente seguro de ti mismo, también infundirás confianza en tu pareja. El amor hará el resto.

Y una vez obtenido el famoso sí, deja lugar a la emoción y la alegría. Abraza, besa, baila, celebra, pero no olvides poner el anillo en el dedo de tu prometido. En el dedo anular izquierdo si quieres respetar la tradición, o en otro dedo si lo prefieres.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.